Publicidad

Merlin Properties resiste al COVID-19 con una facturación de 259,4 millones

Merlin Properties resiste al COVID-19 con una facturación de 259,4 millones

El beneficio neto consolidado conforme a IFRS asciende a 70,9 millones de euros, que la compañía considera no comparable con el ejercicio anterior por los atípicos (activos vendidos y menor revalorización de activos este año que el pasado). Excluyendo éstos, el beneficio neto asciende a 87,2 millones, un 30% inferior al primer semestre de 2019.

La cartera de activos alcanza un valor bruto (GAV) de 12.755 millones, en línea con la de diciembre de 2019 (+0,2%). Por categorías, la valoración de oficinas y logística sigue creciendo por mayores rentas, net leases se mantiene y centros comerciales cae un 4,7%. El valor neto de los activos asciende a 7.365 millones (15,68 euros por acción), un incremento del 3,8% en el último año.

La compañía continúa gestionando activamente su balance de situación, que, tras la emisión y recompra de bonos recientemente realizada, sitúa el nivel de endeudamiento (“LTV”) en un 40,5% (40,6% en diciembre de 2019), con una posición de liquidez superior a 1.200 millones de euros y sin vencimientos de deuda hasta mayo de 2022. El vencimiento medio de la deuda se ha alargado hasta los 6,5 años.

Para los inquilinos retail, la SOCIMI lanzó una política comercial con descuentos en la renta del 100% durante los meses de cierre de las tiendas. Para los meses posteriores a la reapertura, ha dado incentivos desde junio descendientes hasta diciembre (60% / 10%). La política ha sido aceptada a día de hoy por más del 92% de los clientes retail. Como contrapartida, los clientes han extendido el vencimiento de sus contratos hasta 2022, protegiendo la ocupación de la cartera durante 2020 y 2021. El nivel de impagos se ha situado en solo un 2,6%.

La ocupación ha cerrado el semestre en un 94,1% (igual que antes del COVID) y los incentivos dados a los clientes han ascendido a 27,8 millones de euros. Tras la reapertura, la afluencia a los centros comerciales y ventas de los inquilinos han sufrido el lógico impacto debido a la menor movilidad de personas, especialmente en áreas turísticas, con caídas del tráfico del 29% en la primera quincena de julio y caídas en las ventas del 18% durante el mes de junio. 

Además, Porto Pi en Mallorca y Saler en Valencia siguen avanzando en sus reformas. Se prevé que tanto Saler como Porto Pi acaben durante el primer trimestre del año que viene. Tras ello, finalizará la reforma de todos los centros comerciales del Plan Flasghip.

Por su parte, el empuje de la venta online en el entorno ha impulsado el crecimiento de el segmento logísitico. Merlin ha logrado un sólido crecimiento en rentas, tanto en términos comparables like-for-like (2,9%) como en las renovaciones (6,7%). La ocupación crece hasta el 96,8% (+38 puntos básicos con respecto al primer trimestre). El nivel de impagos ha sido de apenas un 0,9% en el segundo trimestre.

Al mismo tiempo, ha sido un buen semestre en pre-comercialización de activos en desarrollo comprendidos en los planes Best II & III. En ZAL Port Barcelona se han entregado más de 150.000 metros cuadrados a UPS, Damm y Caprabo, entre otros. En ZAL Sevilla se han entregado dos naves a Carbó Collbatallé y Cuatrogasa. Además, se han firmado el alquiler de la totalidad de Zaragoza-Plaza II (Best III) a DSV, un proyecto llave en mano de 11.421 metros cuadrados, así como 22.930 metros cuadrados con Damm en Madrid-San Fernando II.

Merlin Properties ha cuantificado el impacto en flujo de caja del COVID-19 en el ejercicio 2020, por un máximo de unos 60 millones de euros, indicando al mercado que el beneficio operativo para el ejercicio ascenderá a 250 millones. La Compañía planifica el resto del ejercicio y 2021 con toda la cautela y prudencia pero afronta el corto y medio plazo con un balance de situación muy sólido. Solo el 12% de los contratos vencen en 2021 y Merlin cuenta, además con 20 millones de euros de rentas adicionales derivadas de los nuevos contratos firmados en Landmark y Best II & III, que entrarán en producción el año próximo.