Publicidad

Open Sky se convierte en Oasiz Madrid y abrirá sus puertas en septiembre

Open Sky se convierte en Oasiz Madrid y abrirá sus puertas en septiembre

Se trata de un cambio de nombre y marca que responde al espíritu del espacio, concebido como un destino de nueva generación.

“Con esta nueva marca queremos adecuar la energía del proyecto al contexto actual, un proyecto vivo y en constante evolución. Reforzar la idea de que estamos ante algo único, que va a ilusionar y sorprender a todos los públicos, porque Oasiz es lo que cada persona quiere que sea en cada visita que hace”, señala Raphael Martin, presidente de Compañía de Phalsbourg.

El reto era evolucionar la identidad de Open Sky para conectarla más a la personalidad y propuesta del proyecto. Todo este trabajo ha sido llevado a cabo por la empresa Totem Branding.

Con más de 90.000 metros cuadrados y 4.000 plazas de parking, Oasiz Madrid abrirá sus puertas la segunda quincena de septiembre de 2021 en Torrejón de Ardoz y supondrá la creación de alrededor de 1.500 puestos de trabajo. Además, dentro de su oferta comercial, contará con un total de 117 locales.

En este sentido, dispondrá de un beach club de 6.081 metros cuadrados, de 30 restaurantes a la orilla de un lago de 8.000 metros cuadrados con cascadas, palmeras y barcas, un segundo lago de 2.000 metros cuadrados, un mercado gastronómico, 11 salas de cine, así como actividades deportivas y de ocio (karts, bolera, tirolina, túnel de viento, muro de escalada, láser game, pista de hielo, karaoke, realidad virtual…).

Por otra parte, ofrecerá actuaciones y conciertos en directo y una programación cultural con exposiciones, ópera, zarzuela, etc. Asimismo, cuenta con más de 1.000 metros cuadrados de espacios infantiles y una zona de coworking de 2.000 metros cuadrados.

Oasiz Madrid también ha apostado por la sostenibilidad. Para ello, el arquitecto Gianni Ranaulo, responsable del proyecto, ha tenido en cuenta numerosos elementos, como una espectacular cubierta blanca de 18.800 metros cuadrados de Krion k-life, un material tecnológicamente avanzado que permite respirar aire purificado gracias a su función fotocatalítica.

También se han instalado más de 8.000 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos y un sistema de climatización con agua de condensación del lago, entre otras cosas.

Gracias a todas estas medidas, el complejo ha recibido el sello BREEAM con calificación excelente.