Publicidad

Innovación y capacidad de adaptación

Innovación y capacidad de adaptación

Fernando Zurita

director de desarrollo de Alvores

Pilares que han transformado el concepto tradicional de parque comercial en “espacio de experiencias”. Los centros comerciales han redirigido su foco anteriormente puesto en el producto para conducirlo hacia el cliente.

Responder a los nuevos hábitos de consumo es siempre un reto que requiere un trabajo previo de análisis. Análisis que nos revelará las necesidades del usuario. Será a partir de entonces cuando se estudiarán las herramientas adecuadas a través de las cuales afrontar el desafío.

Entre las principales claves se encuentran la tecnología, la sostenibilidad y la creación de espacios.

La tecnología ocupa una posición muy relevante; mediante la digitalización de los sistemas de gestión y control más punteros. La sostenibilidad se reflejará con su compromiso medioambiental a partir de estándares como la certificación del sello BREEAM. La creación de nuevos espacios donde compartir momentos de descanso y trabajo incluyendo diversos playground y zonas coworking.

En el caso de la tecnología, la digitalización tiene como objetivo traspasar las fronteras físicas de una visita cómoda y gratificante para el cliente, para garantizarle además una positiva experiencia virtual que compartirá en sus redes sociales.

Todas estas claves deben sumar valor a una de las máximas establecidas: la oferta. Y es que, cada vez la demanda es más amplia, diversa y exigente. El tipo de demanda actual ha cambiado; el aumento de la proporción de zonas de ocio y la incorporación de usos complementarios (culturales, docentes[Co1] , hoteleros, deporte...) son la prueba fehaciente de que la flexibilidad es una de las fortalezas de los parques comerciales.

Sin embargo, el éxito de un centro comercial se halla en la fidelización del cliente a través de sus experiencias, quedando al margen el número de productos de su compra o el importe alcanzado.

¿Docentes o pedagógicos? [Co1]