Publicidad

Una aportación a la identidad local

Una aportación a la identidad local

Paulo Sérgio Belchior Bicho

gerente de El Faro

Han sido espacios de compra, luego, además, espacios de ocio, sumándose posteriormente el componente experiencial, para finalmente añadirse la omnicanalidad, etc.

Desde El Faro no concebimos el centro comercial sin el aporte de un componente cultural, en ocasiones identitario, del territorio donde se ubica. Es por ello que apostamos por la presencia continua y masiva de acciones de índole cultural, mediante colaboraciones con los diversos agentes e instituciones de la zona.

Posibilitamos que los artistas utilicen El Faro como escaparate promocional mediante actuaciones, conciertos, exposiciones, lecturas, performances o cualquier otro medio de expresión artística.
Nos gusta pensar que El Faro es un espacio cultural, donde caben las minorías y que pone a disposición de estos artistas las más de 600.000 visitas mensuales de clientes.

Las acciones que realizamos son muy diversas, ya que no nos limitamos a una participación pasiva cediendo espacio o visibilidad de redes sociales. Nos implicamos con todas las consecuencias, hasta el punto de publicar el libro de una prometedora escritora, por ejemplo.

Este vínculo sociocultural que hemos creado con nuestro entorno y nuestros clientes debe cuidarse desde la base y es nuestro deber y responsabilidad hacerlo. Por ello, este 2021 hemos puesto en marcha una estrategia de doble objetivo hacia la lectura, en la que, además de promocionar a escritores locales, amateurs y consolidados, fomentamos el consumo de sus obras.

Finalmente, El Faro actúa también como observatorio cultural, permaneciendo atento a los nuevos movimientos y tendencias. Tanto es así, que todo lo relacionado con la cultura urbana tiene un gran festival propio. Un escaparate que difícilmente estaría accesible de otra forma a los integrantes de esos movimientos.

Quién sabe, quizás en un futuro los centros comerciales se conviertan en mecenas del siglo XXI.