Publicidad

Una omnicanalidad real

Una omnicanalidad real

David Pérez

CEO de No Group, The MadMan

Desde que un consumidor decide volver al centro comercial, se inicia un abanico de posibilidades para interactuar con el mismo mediante tecnología que a día de hoy tenemos a nuestra disposición y que no estamos utilizando en muchos casos.

Estas experiencias pueden o no, acabar en compra, pero está claro que si construimos un canal de servicio y aprendizaje de hábitos de nuestros visitantes estaremos más cerca de conseguir un mayor índice de redención.

Imagínate por un momento lo siguiente: Te subes al coche arrancas y en tu teléfono, una aplicación de geolocalización te indica que estás a 25 minutos de tu centro comercial de referencia, que es donde sueles ir los miércoles sobre las 18:00. Le confirmas que efectivamente ese tu destino y acto seguido te llega una notificación de tu cafetería preguntando si hoy te apetece el “Chai Latte” que tomas habitualmente. En caso afirmativo puedes ordenarlo con un solo “click” y recogerlo recién hecho cuando llegues. No te apetece mucho, pero en el siguiente semáforo te vuelve a llegar y entonces decides aceptar, ya que, además, ahora trae una oferta de descuento.

Entras al parking y te llega un mensaje: “Estas a punto de disfrutar tu “Chai Latte”. Te diriges a tu cafetería y cuando entras te acercas al punto de recogida donde no hay gente esperando. Tienes una taza con tu nombre que el dependiente acaba de dejar. Acercas tu móvil para pagar, lo recoges y te sientas a disfrutarlo.

Conocer los hábitos y gustos de nuestros visitantes es algo que ya hacemos. Sin embargo, utilizar esa información para crear una experiencia única y personal, es donde hay mucho espacio para mejorar. Sin duda, siendo capaces de vincular esa información conseguiríamos fidelizar mediante experiencias únicas, y aprender mucho sobre hábitos de consumo.