Publicidad

"Confiamos en que el consumo se mantendrá fuerte mientras exista crecimiento económico"

"Confiamos en que el consumo se mantendrá fuerte mientras exista crecimiento económico"

David Paramio

director de consultoría inmobiliaria de Tinsa

El mercado de centros comerciales en España está constantemente en movimiento adaptándose a las innovaciones que surgen de manera continuada. Pese a ello, no debe olvidarse que la implantación de marcas insignia en los pasillos del inmueble sigue siendo un elemento esencial que ejerce de palanca de atracción al resto de marcas e impulsa la imagen corporativa del centro comercial. Continúa siendo, en definitiva, un elemento clave de la supervivencia del inmueble.

Es ya incuestionable la relevancia cada vez mayor que el comercio electrónico ha de tener en la concepción de los espacios, donde ya estamos viendo enseñas que amplían su superficie en el centro no para hacer tiendas más grandes sino para habilitar zonas de almacenaje dentro de un concepto logístico de última milla. Los comercios deben aprovechar el potencial del e-commerce y cuidar la recogida en tienda física mejorando la experiencia cliente. 

Para 2020 la previsión es continuidad en los niveles de rentabilidad observados en 2019. Habrá que estar atentos a los efectos de un posible repunte de la inflación, pero confiamos en que el consumo se mantendrá fuerte mientras exista crecimiento económico.

La innovación tecnológica también será uno de los aspectos a tener en cuenta en el funcionamiento de los centros comerciales. El usuario que visita el centro busca cada vez más vivir experiencias, por lo que las marcas deben conectar más con el consumidor a través de redes sociales, marketing digital y nuevos canales de venta, en coordinación con los canales generados por los propios gestores de los centros.

Entre los retos pendientes, no todos los centros han sabido superar la obsolescencia y deben pensar en un reposicionamiento del inmueble mirando hacia actividades menos comerciales y más destinadas al ocio, la cultura y la gastronomía, incluso añadiendo usos complementarios en aras de conseguir la rentabilidad esperada del activo.